Noticias

SIN HABILITACION

Alertan que en la Ciudad hay 200 fiestas en boliches no habilitados por fin de semana

Son las que se hacen en bares o espacios que no tienen permisos para realizarlas. Denuncian que se trata de lugares en los que no se cumplen medidas de seguridad 

Apretados en lugares que no tienen salidas de emergencia ni matafuegos, en los que no hay médicos ni ambulancia.

En riesgo de verse involucrados en peleas, y en muchos casos sin personal de seguridad que controle el acceso y la permanencia. Manejando por toda la Ciudad en busca de lugares que violen los horarios de cierre.

Así es el escenario en el que miles de jóvenes, cada fin de semana, buscan diversión sin reparar en que su seguridad está en peligro. Se trata de los bares o cafés que desvirtúan el rubro. Estiman que sólo en la Ciudad hay unos 200 donde se organizan fiestas en lugares que no están habilitados para tales fines.

Este cuadro lo describe la cámara de empresarios de discotecas de la Ciudad de Buenos Aires (CEDEBA), cuyos asociados desarrollan la actividad dentro del marco legal y, según afirman, están perdiendo el trabajo por culpa de los boliches “ilegales”.

“La situación se agrava de manera sostenida y por eso pedimos que Horacio Rodríguez Larreta nos reciba para que podamos colaborar con las autoridades en solucionar este problema”, arranca Jorge Becco, presidente de la entidad. “Además, muchos legisladores deberían sentarse con quienes sabemos del tema para tratar de buscar un marco normativo que se ajuste a la realidad: el actual surgió tras Cromañón y sirvió para la emergencia, pero más de una década después lo que hace es favorecer la proliferación de los ilegales, que hoy nos doblan en cantidad. Muchos legisladores nos miran por encima del hombro y nos dicen que el problema es la falta de control, no las leyes. No tienen idea de lo que están hablando. Acá hay que reformular el sistema de raíz”, enfatiza Becco.

Una de las exigencias de la norma que regula a los locales Clase C (los boliches bailables) es que los chicos pueden ingresar hasta las 4 de la mañana, y que la última gota de alcohol se vende a las 5.
“Esto es un sinsentido. Yo le pregunto a los funcionarios y a los padres qué prefieren, ¿que sus hijos permanezcan en un local habilitado y tomen allí hasta el cierre, o que a las 5 se suban a un auto, vayan a comprar alcohol a cualquier lado y tomen en la vereda, o que se metan en un boliche trucho y tomen cualquier cosa y hasta cualquier horario? En los adolescentes lo prohibido es un desafío y con estas restricciones los estamos impulsando a ponerse en peligro. Desde el 2009 hasta ahora, los clandestinos aumentaron un 200%”, plantea Becco. De acuerdo a investigaciones hechas en el Hospital Fernández, la presencia de alcohol y drogas en los siniestros viales durante las noches de fines de semana se da en 1 de cada 3 casos.

En función de estos datos, la migración nocturna de jóvenes entre boliches es un factor de riesgo aumentado.

“Lo ideal es que el chico vaya del boliche a la casa -sigue Becco-. Pero hay lugares en el GBA que están motorizando un after ilegal que genera un éxodo peligrosísimo. Un conocido boliche de Ramos Mejía abre hasta las 12 del mediodía y los pibes terminan reventados. Cada municipio se maneja como quiere y eso implica una anarquía que puede ser fatal”.

Desde la Cámara destacan los controles que en este sentido viene realizando la Agencia Gubernamental de Control, aunque aseguran que no alcanza.

“La película es siempre la misma: la AGC toma la denuncia, clausura, pone las fajas y asienta el procedimiento en la Comisaría. ¿La policía cuida que no se viole la clausura? Dicen que no tienen personal para hacerlo.

¿El Ministerio Público Fiscal y los jueces se ponen los pantalones? Ni por casualidad, es la ley del siga siga.

Al trucho le conviene poner a cualquier persona como responsable, que lo clausuren, apelar, y después hace una tarea comunitaria. Es un chiste. Lucran con la seguridad de los chicos”, describe Becco.

Y asegura que es muy fácil detectarlos porque se promocionan en redes sociales. “Like, Jako´s, Malibu? todos los conocen. Vas una noche a Godoy Cruz entre Córdoba y Santa Fe y encontrás que hasta en las casas chorizo arman bailes”, concluye. w

A bailar. Sólo puede hacerse en establecimientos correctamente habilitados para ese fin. Muchos locales comienzan funcionando como bares pero luego se transforman en discos.

EN CIFRAS

100.000 Jóvenes por fin de semana están en riesgo, según las denuncias, en locales que son bares y terminan funcionando como boliches sin habilitación ni medidas de seguridad.

120.000 Pesos de multa, o arresto de 7 a 25 días, es la pena que se le puede aplicar a aquellos que violen una clusura impuesta sobre el lugar o las actividades previstas según la ley.

clarin, 16 de agosto, 2017

CLAUSURA DE BAR EN PALERMO

Clausuran y multan a café bar de Palermo por funcionar como boliche.


La Justicia de la Ciudad de Buenos Aires impuso una multa de 174.720 pesos al café-bar “Unicorn Huset”, en el barrio porteño de Palermo, por funcionar como boliche sin contar con la habilitación pertinente y por exceso de capacidad. Además, desde hoy deberá cumplir una clausura de nueve días.

El 2 de agosto, el juez Ladislao Endre, titular del juzgado N° 25 en lo Penal, Contravencional y de Faltas, condenó al café-bar “Unicorn Huset” -ubicado en Honduras 5730, Palermo- a pagar una multa de 174.720 pesos y a una clausura de treinta y cinco días por funcionar como local bailable sin estar habilitado y por exceso de capacidad, aunque sólo le restan cumplir nueve días.

La sentencia condenatoria, de efectivo cumplimiento, indica que las infracciones fueron verificadas en la madrugada del 11 de junio y del 17 de julio de 2015 por inspectores de la Agencia Gubernamental de Control. En la primera ocasión, se determinó el exceso de capacidad -contándose 224 personas con cuenta ganado en 310 m2- y la realización de actividad bailable sin estar el local habilitado como tal. Luego, en la segunda oportunidad, el café-bar volvió a incurrir en la infracción: los inspectores labraron un nuevo acta “por desvirtuar el rubro solicitado, estando funcionando como local bailable clase ‘C’, teniendo baile generalizado en todo el local y por exceso de capacidad, al contabilizarse 200 personas en el local de superficie aprox. 350 m2”.

En consecuencia, por la primera infracción cometida, Endre impuso la multa mínima fijada por ley, de 6.800 unidades fijas, equivalente a 70.720 pesos de acuerdo al artículo 19 de la Ley 451, la cual reglamenta el pago de multas en Unidades Fijas y su valor en moneda de curso legal equivalente a medio litro de nafta de mayor octanaje. Mientras que por el incurrimiento en la misma conducta, el magistrado impuso una multa superior a la mínima, de diez mil unidades fijas, es decir 104 mil pesos.

De acuerdo a la normativa, “el exceder la capacidad del local y realizar actividad bailable sin estar habilitado como tal infringe el art. 4.1.1, 2° apartado del Código de Faltas por desvirtuación de rubro y también los arts. 4.7.2.1 del Código de la Edificación y 2.1.3, 1er. apartado del Código de Faltas”. “Ambas infracciones concurren idealmente, por lo que corresponderá imponer la penalidad fijada para la citada en segundo término, de conformidad a lo dispuesto en el art. 11 del Código de Faltas, que establece multa de 6.800 a 34.000 unidades fijas y/o clausura del establecimiento”, dictó el juez.

palermoonline.com, 11 de agosto, 2017

CLAUSURA DE AFTER HOUR

alt

Clausuraron un "after hour" que funcionaba en un sótano del centro porteño


El boliche había violado la clausura en reiteradas oportunidades y era motivo de quejas de los vecinos. En lo que va del año fueron sancionados más de 350 bares y cafés en la Capital Federal 4 de agosto de 2017 Un boliche q [ … ]

BUSCAMOS A ANAHI

alt

CLAUSURA: BARES EN PALERMO.

Clausuran 27 bares que funcionaban como boliches bailables en Palermo.

Noche porteña Es el 10% de los casi 300 locales inspeccionados. Multas por vender alcohol y dejar entrar más gente que la permitida. Boliches. La mayoría de las clausuras es porque están habilitados sólo como bares y arman bailes. (Archivo/Marcelo Genlote)

La nocturnidad en Palermo es, hace décadas, un polo de atracción indiscutible para todo tipo de público, y uno de los principales motivos de denuncia para los vecinos que se resisten a convivir con los ruidos molestos, el alcohol y los grupos de jóvenes ocupando las entradas de las casas. La problemática excede una mera cuestión de convivencia y se traslada al ámbito de la seguridad, también para los propios jóvenes, ya que un buen número de estos bares no cumple con las medidas requeridas por ley. Estas irregularidades volvieron a confirmarse el pasado fin de semana, cuando inspectores de la Agencia Gubernamental de Control porteña visitaron 278 locales nocturnos, de los cuales 27 fueron clausurados, en su mayoría, por exceder la capacidad y vender alcohol fuera del horario permitido. Es decir que 1 de cada 10 presentaba problemas.

Además, durante el procedimiento se constataron 14 violaciones de clausuras, es decir boliches que abrieron a pesar de que en inspecciones anteriores habían sido inhabilitados. Durante estos controles, habituales durante los días de mayor movimiento, los inspectores supervisan más de 200 comercios nocturnos, donde la mayor problemática radica en que un gran porcentaje de los locales están habilitados como café bar y se convierten en lugares de baile sin permiso para dicha actividad, lo que en la jerga se conoce como "desvirtuación de rubro". Se estima que en la ciudad hay aproximadamente entre 1.000 y 1.100 de este tipo de locales, mientras que los Clase C (donde se permite la actividad de baile) no superan los 120. En cambio, en la práctica indebida los números son otros. En Niceto Vega al 4900 se clausuró de manera inmediata y preventiva un local que había sido denunciado varias veces por los vecinos. Se trata de Cubar, un lugar con habilitación de Café Bar que funcionaba como local bailable, vendiendo alcohol fuera del horario permitido (hasta las 5) y excediendo la capacidad de personas admitidas, según indicaron desde la AGC.

Miloca en Niceto Vega al 5100 también fue inmediatamente clausurado por exceso de capacidad ya que se contabilizaron 440 personas, además de no poseer habilitación para la actividad de baile que se estaba desarrollando en el momento de la inspección, siempre según la información oficial. En Godoy Cruz al 1700 se clausuró Gabbana, un lugar con ambientación de local de baile clase C pero sin la habilitación y las instalaciones necesarias, dijeron los inspectores. Allí también se verificó el exceso de capacidad. Los casos se repitieron en otra veintena de espacios, que fueron cerrados de inmediato.

La AGC trabaja en conjunto con la ONG Familias por la Vida, que colabora en la recolección de datos para las futuras inspecciones. En 2016 ingresaron en la Agencia 2.439 denuncias que hacen referencia a la actividad nocturna, de las cuales 701 fueron realizadas mediante el 0-800-999-2769 atendido directamente por las personas que colaboran con la ONG. "Es importante que los vecinos puedan denunciar aquellos locales que no cumplen con las normas ni con las medidas de seguridad requerida", comentó Ricardo Pedace, Director Ejecutivo de la AGC y aportó dos vías más para materializar los reclamos: la línea gratuita 147 y la web gestioncolaborativa.buenosaires.gob.ar. Boliches.

La mayoría de las clausuras es porque están habilitados sólo como bares y arman bailes.

clarin, 27 de julio, 2017

Más artículos...

Calendario

< Febrero 2018 >
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28        

Musica

You must have Flash Player installed in order to see this player.

VIDEO