Noticias

La música nunca es peligrosa.

Por Diego Boris Maccioco

Lo peligroso, en realidad, pueden ser las condiciones en las que a veces se realiza. Cromañón es clave para aprender la lección.

El autor es presidente del Instituto Nacional de la Música (INAMU)

"¿Cuántas muertes más serán necesarias antes de ser suficientes?", se interroga en una de sus primeras canciones el recientemente galardonado con el Premio Nobel de Literatura, Bob Dylan.

Luego de la tragedia de Cromañón, comprendimos lo peligroso de ciertas prácticas y, con desgarrador dolor, la actividad musical en general y los músicos en particular aprendimos mucho.

Sin embargo, no fue suficiente.

En los últimos tres años, cinco músicos y tres técnicos fallecieron por electrocución o accidentes laborales arriba de un escenario.

Entonces, ¿qué hacer? Cuando nos suceden estas cosas, no sabemos qué hacer ni qué decir, pero no podemos dejar de hablar de lo que habría que hacer. Siempre persiste el "habría".

Por este motivo, desde el Instituto Nacional de la Música (INAMU) convocamos a los que saben (SATE, Asociación Electrotécnica Argentina, SAME, Bomberos de la Policía Federal, Familias por la Vida) para que entre todos podamos aportar los conceptos necesarios para generar un material que sirva, entre otras cosas, para tomar conciencia.

De este modo, elaboramos junto al Sindicato Argentino de Técnicos escénicos (SATE) el Manual N°4: Prevención de riesgos escénicos.

Así se trabajó para acercar, desde las nociones más básicas hasta las más complejas, los peligros de una deficiente instalación eléctrica, dando respuesta a preguntas que todo músico debe conocer: ¿qué significa 220 voltios?; ¿cuál es la diferencia con 110 voltios?; ¿las dos tensiones son mortales?; ¿me puedo "quedar pegado" con una guitarra o un bajo?; ¿qué es una conexión a tierra?; ¿para qué sirve un disyuntor o una térmica?; ¿puede un grupo electrógeno desencadenar una tragedia? Si le agregamos un adaptador al enchufar un equipo de guitarra o de voces ¿puede esto ser peligroso?

Empezar es avanzar

En definitiva, aquí estamos hablando de prevenir algunos de los riesgos con los que lamentablemente nos acostumbramos a convivir.

Reconocemos que la seguridad absoluta no existe, pero si logramos disminuir la probabilidad de accidentes será un gran avance.

Como músicos no podemos permitir que en el tiempo que nos tocó vivir permanezca la idea de que la música es peligrosa.

Tampoco podemos seguir mirando para otro lado y seguir confiando en la suerte.

2 de enero, 2016

El fiscal de la rave de Rosario: "Los dealers vendían drogas como caramelos"

El fiscal Patricio Mugica Díaz investiga la muerte de Lucas Liveratore, uno de los asistentes a la fatídica rave de Arroyo Seco.

 Ha una gran cantidad dedealers que vendían drogas sintéticas, vendían como si fueran caramelos", dijo el fiscal de la UFI N°1 de San Nicolás,Patricio MugicaDíaz, que investiga la muerte de un joven de esa localidad que asistió a la fiesta de electrónica en la localidadsantafesina de Arroyo Seco, en la según se presume que murieron dos jóvenes por consumo de éxtasis.

En el lugar había más de 5 mil personas, había muy poca agua y una sola barra para un evento de tal magnitud", dijo el fiscal a Radio El Mundo. Mugica Díaz investiga la muerte de Lucas Liveratore, de 34 años, quien murió en su casa de San Nicolás luego de asistir en año nuevo con cuatro amigos a la fiesta de electrónica en Arroyo Seco, a 35 kilómetros al sur de Rosario, en la que murió la joven rosarina Giuliana Maldován, de 20 años.

"Lo que mata no es la falta de agua ni el calor sino el consumo de estupefacientes. Tienen que haber prevenido la venta de drogas en el lugar, se tendría que haber articulado con la Policía", reclamó el fiscal y afirmó que ya están identificados los dueños del complejo Punta Stage y los responsables de Live Art, la productora que organizó el evento. 

EL DRAMA EN PRIMERA PERSONA

“Fue un infierno”. Nataliatiene 27 años, había viajado especialmente a Arroyo Seco para disfrutar de la trágicarave en la quemurieronGiuliana Maldovan (20) yLucas Liveratore (34). Fanática de la música electrónica y dispuesta a revelar lo que sufrió en el boliche Punta Stage, la joven pidió cambiar su identidad para no recibir críticas del “ambiente tecno”.“No podíamos ni respirar, podría haber sido una nueva Time Warp”, denunció.

Las irregularidades estuvieron desde el principio.Natalia, acompañada por su pareja, retiró ese mismo día las entradas en el localForLoversde Rosario, a 37 kilómetros de la ciudad en la que iba a tener lugar la fiesta. “Preguntamos a qué hora iban a abrir las puertas, porque habíamos viajado especialmente desde Buenos Aires y queríamos entrar temprano.Nos dijeron que iba a ser a la una, pero lo terminaron haciendo a las dos y media de la mañana”.

Después de una hora y media de espera, la joven y su pareja fueron separados en la puerta para los controles de ingreso.“A mí me revisaron todo. Desde los bolsillos, hasta el pelo. Pero, a medida que fue pasando la noche, la gente que entraba contaba que ni siquiera les habían cortado el troquel de la entrada. Era terrible, no paraba de entrar gente. Nos empezamos a asfixiar porque no podíamos ni movernos, nunca viví algo así”.

Natalia fue una de las primeras en ingresar al boliche y un detallé la animó.“Vimos que había un puesto sanitario y otro de hidratación. Nos pareció bueno, de hecho lo comentamos con mi pareja”, destacó. Pero con el correr de la noche, las fallas de la organización quedaron expuestas: sobreventa de entradas, falta de control, agua cortada o caliente, cero ventilación y exceso de dealers.

“Aunque no estaba ahí, quedé muy marcada porCromañón, por eso no consumo. No me gusta la idea de pensar que puede pasar algo así y no tener reacción”, advirtió, aunque reconoció:“El tema de las drogas en lasrave no es de hoy, ni de ayer. No todas las personas consumen, pero es una postal más que habitual”.

Pese a estar acostumbrada a que le ofrezcan drogas,Natalianotó algo llamativo aquella noche.“Nunca vi algo igual, había muchísimosdealers. Andan por la pista y te preguntan siquerés. Nadie te regala nada, te ofrecen siempre con motivo de venta. Pero en esa fiesta había una cantidad tremenda. Este fin de semana hubo gente que llegó a tomar de la mano del que vendía”. ¿Qué ofrecían? “No escuché ninguna pastilla, pero sé que había cocaína, popper y éxtasis”.

Aunque en la fiesta iba a presentarseSasha, uno de los DJ del momento, la mitad de los asistentes no sabían que se trataba de un evento electrónico.“Empezó mal desde el principio. Los organizadores la promocionaron como una fiesta de fin de año, por lo que había dos públicos. Estábamos los que habíamos ido a escuchar a nuestro DJ preferido y los que se quejaban porque querían otro tipo de música. Había malestar, no era el público de una rave”, recordó.

El plato fuerte de la fiesta llegaría recién a las tres de la mañana.“Antes tocó otro, pero no era muy conocido”, reconoció la joven, que estuvo toda la noche en el ambiente techado del local. “Hacía muchísimo calor y estábamos todoshacinados. Nos estábamos asfixiando. En un momento le pedí a mi novio de salir afuera para poder tomar un poco de aire, pero no hubo forma. No nos podíamos ni mover”.

Palear el calor con agua fue una misión imposible.Lasbotellitas se vendían a $ 50, lo habitual en este tipo de eventos, pero desaparecieron pasadas las cuatro de la mañana. “Habían tres barras, pero funcionaba sólo una. Los empleados de las otras dos decían que no podían vender porque tenían problemas con el sistema.Tenías a cinco mil personas en una sola barra, era una locura. Cuando se terminaron lasbotellitas, nos empezamos a dar cuenta de que habían cortado el agua fría de los baños. Salía tan caliente que muchos chicos hacían bromas y decían que estaba ideal para hacerse un mate”.

bingbang, 4 de enero, 2017

Fiesta Electrónica

Confirmaron una segunda muerte tras la fiesta electrónica en Arroyo Seco

Giuliana Maldovan no fue la única persona que murió tras asistir a la popular fiesta electrónica que se celebró en Arroyo Seco durante la madrugada del primer día del año. Esta mañana se conoció que hubo una segunda víctima: un joven llamado Lucas Liberatore, a quien se cree que también lo mató la ingesta de drogas sintéticas.

A diferencia de la mujer, Liberatore, de 34 años, no se descompensó durante el evento, sino que incluso logró regresar a San Nicolás, Buenos Aires, donde reside. Su familia lo encontró muerto el lunes por la noche. Una de las hipótesis que manejan los investigadores indica que el hombre falleció mientras dormía.

La investigación del deceso está a cargo del fiscal de San Nicolás, Patricio Mujica. Fuentes del caso indicaron que la muerte del joven fue consecuencia de la ingesta de sustancias sintéticas. Más adelante se conocerían mayores precisiones a partir de las pericias que se estaban realizando, según publicó el portal El Ciudadano Web.

El nuevo caso trasciende pocas horas después de que se conociera la muerte de Maldovan, de 20 años, que esa noche también había concurrido al boliche Punta Stage, donde se presentaba el DJ británico Sasha. La joven tuvo que ser trasladada por una ambulancia del sistema de emergencias e ingresó al Hospital Provincial en estado de coma y con signos de sangrado sistémico.

"Hemorragia digestiva alta y probable intoxicación aguda por consumo de estupefaciente", fue el diagnóstico de los médicos. Según indicaron desde el Ministerio de Salud provincial, en el nosocomio le realizaron medidas de reanimación y sostén, incluyendo la colocación en ventilador y la transfusión de hemoderivados, pero murió a las 19:30 del domingo.

José Luís Murina, uno de los médicos que se encontraba contratado por la organización de la fiesta, relató que "la noche era tranquila", hasta que se presentó un joven junto a su Maldovan. "Dijo que estaba descompuesta, presentaba un cuadro de excitación psicomotriz, fue muy difícil oxigenarla, ubicar la vía para hidratarla", contó. "El novio no dijo nada, trataba de calmarla; ella pegaba patadas, manotazos. Cuando llegamos al hospital hizo un cuadro depresivo neurológico, con buena ventilación y función cardiológica", agregó.

infobae, 3 de enero, 2017

Fiesta Electrónica

Murió una joven por consumo de drogas sintéticas en una fiesta electrónica

ROSARIO.-Una chica rosarina de 20 años murió ayer a causa del consumo de drogas sintéticas que habría ingerido en una fiesta electrónica que se realizó en Arroyo Seco, a unos 30 kilómetros al sur de Rosario.

Junto a la joven -que falleció en el hospital Provincial de Rosario-, ingresaron otras cuatro personas con síntomas similares. La directora del Instituto Médico Legal Alicia Cadierno dijo a Radio Dos que "estos casos son muy complicados de tratar, porque las pastillas que toman los chicos son una mezcla de sustancias que generan diferentes reacciones químicas".

"La joven fallecida sufrió complicaciones por estímulo en el sistema nervioso central, que le provocó hemorragias. Pero las complicaciones que se producen con el consumo del llamado éxtasis pueden ser del orden de un accidente cerebro vascular hemorrágico, infarto de miocardio o hemorragia a nivel de vísceras abdominales", explicó la médica.

Según fuentes policiales, esa fiesta electrónica se realizó en un predio que está ubicado en el acceso a Arroyo Seco a pocos metros de la autopista Rosario-Buenos Aires. En ese lugar llamado Punta Stage tocó el 31 de diciembre el DJ británico Sasha.

Como esta fiesta no se realizó dentro de la ciudad de Rosario se evitaron los controles previstos por las ordenanzas que se aprobaron el año pasado luego de la trágica fiesta electrónica Time Warp en Costa Salguero, Buenos Aires, donde murieron el 16 de abril pasado cinco jóvenes por el consumo de sustancias sintéticas.

La joven que falleció ayer ingresó al hospital Provincial en coma, con "signos de sangrado sistémico". La intentaron reanimar pero finalmente murió a las 19.30. Desde el Ministerio de Salud informaron que en ese centro asistencial "se realizaron medidas de reanimación y sostén del paciente crítico, incluyendo la colocación en ventilador y la transfusión de hemoderivados, a pesar de ello se produjo el deceso a las pocas horas".

"El aturdimiento y la aglomeración de gente en este tipo de fiestas, la deshidratación, la dificultad para conseguir líquido y el aumento de la concentración de la droga en sangre genera este tipo de situaciones en personas predispuestas", consideró Cadierno y agregó: "Todo indica que la chica consumió éxtasis. Manejamos además el dato de que otros chicos padecieron este inconvenientes, no de la gravedad de esta chica, pero sí se dio en otros chicos".

lanacion, 31 de diciembre. 2016

Cromañón: emotivo homenaje a las víctimas a 12 años de la tragedia

alt

Hoy se realizaron distintos homenajes a las víctimas de Cromañón al cumplirse 12 años de la tragedia. Los mismos estuvieron organizados por familiares y sobrevivientes y se realizaron una radio abierta, una misa y un festival de rock. Para las 22:50, horario en el que comenzó el incendio, sincroniza [ … ]

Más artículos...

Calendario

< Febrero 2018 >
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28        

Musica

You must have Flash Player installed in order to see this player.

VIDEO