Noticias

30/12/2016 12 AÑOS DE CROMAÑÓN

"Nada te prepara para esto"

A doce años de la tragedia de República Cromañón, una de las psicólogas que atendió a familiares de las víctimas recuerda la noche en que, para muchos, todo cambió.

Rock. Bengalas. Fuego. Humo. Estampida. Muerte. El 30 de diciembre de 2004, el incendio en República Cromañón lo cambió todo. Le costó el cargo a un Jefe de Gobierno. Endureció -o más bien hizo que se tomaran en serio- las medidas de seguridad en la ciudad. Sometió a una banda y a un productor a un proceso judicial para determinar su responsabilidad. Dejó 194 víctimas fatales y 1.432 heridos. Muchos de los sobrevivientes aún luchan con el recuerdo del horror, con las pesadillas, con esas cicatrices que no siempre están en el cuerpo.

Atender la emergencia implicó un despliegue de médicos, ambulancias, bomberos, autobombas y -casi en las sombras- de un equipo de psicólogos del Gobierno de la Ciudad, especialmente preparado para atender a víctimas, sobrevivientes y familiares en situaciones extremas.

"La noche de Cromañón estaba en una fiesta de fin de año, en un asado con mis compañeros de trabajo, donde nos desempeñábamos como operadores de servicios de emergencia de la ciudad", rememora, a doce años de aquella noche, la psicóloga Paz Ferreyra, en entrevista con Télam, "Nos llamaron por fuera del horario de servicio, y nuestros jefes nos comentaron que había ocurrido un accidente".

En los primeros minutos, nadie había tomado verdadera dimensión de lo que estaba pasando: "En un principio había un chico fallecido en un boliche, que luego fueron dos... cuando prendimos la tele, se seguían sumando. Interrumpimos la fiesta y nos fuimos al lugar para dar servicio".

Para cuando llegaron los últimos especialistas -Ferreyra incluida-, los sobrevivientes habían sido derivados. Pero la noche recién comenzaba. E iba a ser larga. Su misión: la morgue, para acompañar a las familias en el reconocimiento de los cuerpos.

"Cuando llegamos, estaba todo desorganizado", recuerda. Muchas familias eran expuestas al dolor gratuito de desfilar ante muchos cadáveres para identificar si alguno de ellos era su hijo o hija. Era imprescindible darles contención inmediata.

Entre los profesionales involucrados ordenaron el trabajo armado dos "estaciones". Un fotógrafo del gobierno porteño tomaba imágenes de los cuerpos y las cargaban en computadoras. Empleados del gobierno porteño y voluntarios de organizaciones solidarias que se sumaron en forma espontánea para ayudar, asistían a las familias. Al menos ya no tenían que pasearse entre cadáveres.

"Hacían un pasaje de fotos de los cuerpos y, cuando había una coincidencia, empezaba el trabajo nuestro: acompañar al familiar para comenzar con el circuito formal, legal y burocrático para darle curso a este reconocimiento".

Dolor absoluto

La morgue era, esa noche, un catálogo de sufrimiento. "Me encontré con una situación de realidad absoluta de dolor", narra la psicóloga, "Me encontré con la animalidad, con el instinto de preservación de la cría. Me encontré con la maternidad y la paternidad en su más pura expresión. Lo antinatural, el dolor y la tristeza absoluta, donde todos los libros que podes leer en la universidad, los tenes que dejar de lado y poner el cuerpo e intervenir en este tipo de situación".

Aún recuerda, a más de una década, los gritos desgarradores de esas madres. "A veces tenes que dejar todos los tomos de Freud en la biblioteca y poner una mano en el hombro; evitar que una persona salga corriendo y lo pise un auto por haberse enterado de la realidad mas cruda de su hijo o hija. Tenes que ayudar a preservar a los que quedaron y atender el dolor inmediato. Es indescriptible en palabras y solo se traduce en sentimiento y emoción total".

Nadie sale indemne de una experiencia así, ni siquiera un psicólogo debidamente formado y en ejercicio de la profesión. "Ningún profesional, por más universitario que sea, por más licenciado o doctor que sea, está preparado para esto. Es un trabajo de campo, de emergencia, que implica darte de cara a lo real. La realidad irrumpe, te foguea y te obliga a poner, como profesional y humano, lo mejor de vos".

Durante las primeras semanas posteriores a la tragedia, el mismo equipo de psicólogos que atendió aquella noche fatídica hizo el seguimiento de las familias. Luego, otros organismos se fueron haciendo cargo.

"Se trabajó haciendo asistencia y acompañamiento en lo logístico a familias sin recursos, que no podían darle un sepelio digno a sus hijos", cuenta la especialista, "Se acompaño en las necesidades básicas y se articuló con otros organizamos dependiente de la ciudad, Nación, tercer sector, ciudadanos".

"Me marcó como profesional y como ser humano para siempre", concluye la licenciada Paz Ferreyra.

telam, 30 de diciembre, 2016

La música nunca es peligrosa

La música nunca es peligrosa, lo peligroso pueden ser las condiciones en las que a veces se realiza

A 12 años de la tragedia de Cromañón y luego de la muerte en los últimos dos años de cinco músicos y tres técnicos por electrocución arriba del escenario, el Instituto Nacional de la Música (Inamu) elaboró con el aporte de organismos especializados, familiares de víctimas y trabajadores del área, un manual para prevenir riesgos escénicos en espectáculos públicos, en ensayos y salas de grabación. Al respecto opinó para Télam el presidente del Instituto, Diego Boris.

"¿Cuántas muertes más serán necesarias antes de ser suficientes?", se interroga en una de sus primeras canciones el recientemente galardonado con el Premio Nobel de Literatura, Bob Dylan.

Luego de la tragedia de Cromañón, comprendimos lo peligroso de ciertas prácticas y, con desgarrador dolor, la actividad musical en general y los músicos en particular aprendimos mucho. Sin embargo, no fue suficiente.

En los últimos tres años, cinco músicos y tres técnicos fallecieron por electrocución o accidentes laborales arriba de un escenario. Entonces ... ¿qué hacer? cuando nos suceden estas cosas no sabemos qué hacer ni qué decir, pero no podemos dejar de hablar de lo que habría que hacer... siempre persiste el "habría".

Por este motivo, desde el INAMU ( Instituto Nacional de la Música ) convocamos a los que saben (SATE, Asociación Electrotécnica Argentina, SAME, Bomberos de la Policía Federal, Familias por la Vida) para que entre todos podamos aportar los conceptos necesarios para generar un material que sirva, entre otras cosas ¡para tomar conciencia!

De este modo elaboramos junto al Sindicato Argentino de Técnicos escénicos (SATE) el manual N° 4: Prevención de Riesgos Escénicos. Así se trabajó para acercar, desde las nociones más básicas hasta las más complejas, los peligros de una deficiente instalación eléctrica, dando respuesta a preguntas que todo músico debe conocer: ¿qué significa 220 voltios? ¿cuál es la diferencia con 110 voltios? ¿las dos tensiones son mortales? ¿me puedo "quedar pegado" con una guitarra o un bajo? ¿qué es una conexión a tierra? ¿para qué sirve un disyuntor o una térmica? ¿puede un grupo electrógeno desencadenar una tragedia? Si le agregamos un adaptador al enchufar un equipo de guitarra o de voces ¿puede esto ser peligroso?. En definitiva, aquí estamos hablando de prevenir algunos de los riesgos con los que lamentablemente nos acostumbramos a convivir.

Reconocemos que la seguridad absoluta no existe, pero si logramos disminuir la probabilidad de accidentes será un gran avance.

Como músicos no podemos permitir que en el tiempo que nos tocó vivir permanezca la idea de que la música es peligrosa. Tampoco podemos seguir mirando para otro lado... y seguir confiando en la suerte.

telam, 30 de diciembre, 2016

“La muerte no tuvo obstáculos en Cromañón”

alt

Familiares encabezaron ayer un homenaje a los 194 fallecidos en el santuario de Once. Nilda Gómez, mamá de Mariano Benítez y titular de “Familias por la Vida”, advirtió a Info Región que si bien aumentaron los controles en materia de nocturnidad, responden a “las denuncias y el compromiso de la gent [ … ]

Córdoba: ya es obligatoria el agua gratis en boliches y restaurantes

Alcanza a todos los espectáculos públicos y locales gastronómicos.

La Municipalidad de Córdoba informó este lunes que entró en vigencia la ordenanza para brindar agua gratuita en locales gastronómicos y de espectáculos públicos. A partir de ahora los clientes y asistentes a espectáculos podrán acceder a agua potable de manera gratuita.

Desde este 2 de enero ya se encuentran en vigencia las ordenanzas 12.552 (Agua Potable para Consumo en Establecimientos Gastronómicos de expendio de comidas y bebidas) y la 12.539 para Espectáculos Públicos que regula la obligatoriedad de proveer agua potable para los clientes de locales gastronómicos y asistentes a espectáculos públicos de la ciudad de Córdoba.

Para el primer caso se debe poner a disposición el líquido elemento del cliente mediante jarras o vasos, así como también a solicitud del mismo, siempre de manera gratuita.

Espectáculos

En el caso de los espectáculos, debe haber dos bocas de acceso al agua potable, pública y gratuita hasta 200 personas para el autoservicio de la misma.

Luego hasta cada 200 personas más, debe agregarse una boca, es decir, de 1 a 200: 2 bocas, de 201 a 400: 3 bocas, de 401 a 600: 4 bocas y así sucesivamente.

El espíritu de esta ordenanza busca garantizar la provisión de agua potable para el consumo gratuito, así como también la hidratación en eventos de gran asistencia de público.

lavoz, 2 de enero, 2017

Cromañón: homenajes a 12 años de la tragedia

alt

Familiares de las víctimas y sobrevivientes del incendio en el boliche Cromañón, que causó 194 muertes, participarán de una misa. Otros grupos se concentrarán en el Obelisco donde se realizará un recital de rock para recordar a los fallecidos.

Familiares de las víctimas y sobrevivientes de Cromañón [ … ]

Más artículos...

Calendario

< Septiembre 2017 >
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Musica

You must have Flash Player installed in order to see this player.

VIDEO