Sábado, 22 Diciembre 2012

Cárcel para todos los condenados por la Masacre de Cromañón

 

Los condenados por Cromañón, de mudanza a la cárcel

Raúl Kollmann

Ya están presos Chabán y su mano derecha, Villarreal, dos músicos y el manager de Callejeros. También Fabiana Fiszbin, ex subsecretaria de Control Comunal. Falta el resto de la banda y otros dos ex funcionarios.

La Cámarade Casación Penal, por voto unánime de los jueces Eduardo Riggi, Liliana Catucci y Mariano Borisnky, rechazó ayer el recurso presentado por los condenados por la tragedia de Cromañón y ordenó que empezaran a cumplir la pena de inmediato. La concreción de esa orden fue puesta en marcha por el Tribunal Oral 24, que estuvo a cargo del juicio y dispuso el alojamiento de los 14 imputados en distintos penales federales. Anoche se habían presentado Omar Chabán y su mano derecha, Raúl Villarreal; también los integrantes de Callejeros Maximiliano Djerfy y Elio Delgado, y el manager del grupo, Diego Argañaraz. A última hora, acompañada por su marido, también se presentó detenida la ex subsecretaria de Control Comunal, Fabiana Fiszbin. Los condenados podrán recurrir ahora en queja a la Corte Suprema, algo que obviamente demorará, aunque los tiempos tienden a acelerarse al haber personas detenidas. El Tribunal Oral y la Casación calificaron la tragedia de Cromañón como un incendio culposo, es decir sin intencionalidad ni dolo eventual, pero con gravísimas negligencias y coimas que produjeron consecuencias igualmente gravísimas, como las 194 muertes. Con ese enfoque las penas fueron altas. La mayor, al ex gerenciador de Cromañón, a diez años y nueve meses de prisión.

Cuando se cumplan ocho años del 30 de diciembre de 2004, la noche de la catástrofe, los 14 condenados deberán estar en los penales de Marcos Paz y Ezeiza. En principio, el tribunal dispuso que la mayoría se presente hoy a la mañana, allí serán notificados y partirán en el vehículo del Servicio Penitenciario a sus destinos. Pero varios tomaron la iniciativa para no quedar expuestos al asedio mediático. Chabán se presentó con un bolso lleno de libros; Villarreal con un paquete de galletitas y una Coca-Cola. Ambos serán alojados en el penal de Marcos Paz. Con más bajo perfil todavía llegaron dos de los músicos, Djerfy y Delgado, que pidieron ir a la prisión de Ezeiza por estar más cerca de los domicilios de sus familias, y se decía que entrada la noche llegarían al tribunal Cristian Torrejón y el escenógrafo Daniel Cardell. Otro músico, el baterista Eduardo Vásquez, ya está preso por el homicidio de su esposa. La funcionaria Fabiana Fiszbin iba a pasar la noche en la alcaidía de Tribunales y tal vez hoy sea enviada al penal de mujeres de Ezeiza, mientras que Ana María Figueroa, ex coordinadora de inspecciones, fue madre hace muy poco y pidió que le concedieran la prisión domiciliaria. El tribunal resolverá hoy. Sobre el otro funcionario condenado, Gustavo Torres, no había novedades al cierre de esta edición.

Respecto del líder de Callejeros, Patricio Santos Fontanet, hubo informaciones contradictorias. Por lo que pudo averiguar este diario, no se habría presentado y hay una incógnita sobre su actitud. Quienes tienen contacto con él afirman que está en Córdoba, pero nadie tenía en claro anoche cuáles serían sus pasos. En cambio, sobre el manager de Callejeros, Diego Argañaraz, uno de los que recibió la pena más dura, no había información.

De todos los imputados, Chabán es el que ya cumplió con una parte de la condena, dado que estuvo preso tres años. Eso hace que –según el cálculo de su abogado, Pedro D’Attoli– le falten 30 meses para tener las primeras salidas.

Conceptualmente, el Tribunal Oral consideró que la tragedia se produjo porque Cromañón era inadecuado para realizar un recital de Callejeros; una inmensa vía de escape –puerta de emergencia con cartel luminoso– estaba cerrada con candado e impidió que gran parte de las víctimas pudiera salir; había una cantidad de espectadores muy superior a la marcada por la habilitación y, además, en los días anteriores, en los que también actuó Callejeros, ya se habían registrado conatos de incendio. Sobre esa base, fueron condenados en el juicio Chabán, su mano derecha Raúl Villarreal, el subcomisario Carlos Díaz, el manager de Callejeros, Diego Argañaraz, y las funcionarias encargadas del Control Comunal, Ana María Fernández y Fabiana Fiszbin. En estos dos casos, las penas eran menores a tres años y, por lo tanto, en suspenso.

Lo más impactante de aquel primer fallo es que los integrantes de Callejeros fueron absueltos, contra lo que pedían la mayoría de los familiares de las víctimas. Es más, hubo reclamos para que se distinguiera entre los mismos músicos, ya que algunos de ellos llevaban la voz cantante en la organización de los recitales y otros ni se enteraban de esos aspectos organizativos.

Finalmente, cuando el fallo fue revisado por la Casación, los músicos fueron también condenados, básicamente por cuatro elementos: que participaron de la organización del recital, que lo hicieron en Cromañón porque había menos control respecto de la pirotecnia, que tenían cierto poder sobre el ingreso de la pirotecnia y, fundamentalmente, que incentivaban el uso de la pirotecnia. Riggi, Catucci y Borinsky aumentaron además las penas impuestas luego por el Tribunal Oral haciendo eje en la gravedad de lo ocurrido. Esto hace que las dos funcionarias tengan penas de cumplimiento efectivo: Fiszbin, cuatro años; Fernández, tres años y medio. A ellas se agregó Gustavo Juan Torres, ex director de Fiscalización, condenado por Casación a la pena de tres años y nueve meses.

En el fallo de ayer, los integrantes de la Cámara de Casación rechazaron por unanimidad el recurso de los imputados ante la Corte.

n Desestimaron que exista gravedad institucional. Los magistrados señalaron que los hechos fueron muy graves, pero que “no se encuentran afectados principios de orden social vinculados con instituciones básicas de derecho”. Es más, los jueces dicen que las apelaciones se fundan en los hechos, las pruebas y las interpretaciones, algo habitual que no fundamenta un tratamiento excepcional.

n En el fallo, la Casación dice que está cumplida la doble instancia. Algunos integrantes de Callejeros aducen que fueron sobreseídos en el juicio y condenados por la Casación, por lo que sólo fueron condenados en una sola instancia. Los magistrados consideran que una amplia revisión tanto en el juicio como en la Casación constituyen por sí una doble instancia.

Algunos de los abogados de los imputados esperaban que les concedieran el recurso a la Corte por haber detenidos y porque el fiscal Raúl Plee había dictaminado a favor. Por ello, la resolución de ayer los sorprendió. Otros, en cambio, consideraban que la decisión de Casación era cantada y tenía alertados a sus defendidos de que podrían terminar el año en prisión.

Como es obvio, los condenados irán en queja a la Corte –el abogado de Vásquez, Eduardo Guarna, presentará el recurso hoy mismo– que tardaría alrededor de dos meses en decidir si acepta abocarse al tema. Si lo hace, se expedirá luego sobre el fondo de la cuestión. Pero mientras tanto, los 14 deberán continuar en los penales.

Leer más...