Lunes, 31 Mayo 2010

A 65 meses de la Masacre de Cromañón

A 65 MESES

QUEREMOS SABER DE QUÉ SE TRATA

UN  25 de mayo de 1810, Mariano Moreno, al asumir su cargo de Secretario de Gobierno de la Primera Junta, y hablando del significado de suplantar  a un rey infame y traidor a su pueblo, decía:

“La variación presente no debe limitarse a suplantar los funcionarios públicos, e imitar su corrupción y su indolencia. Es necesario destruir los abusos de la administración; desplegar una actividad que hasta ahora no se ha conocido; promover el remedio de los males que afligen el Estado; excitar y dirigir el espíritu público; educar al Pueblo; destruir sus enemigos y dar una nueva vida a las provincias. Si el gobierno huye al trabajo, si sigue las huellas de sus predecesores conservando alianzas con la corrupción y el desorden, hace traición a las justas esperanzas del pueblo, y llega a ser indigno de los altos deberes que se le han encomendado

El mismo Moreno, en la Gazeta de Buenos Aires declaraba:

“El pueblo no debe contentarse con que sus jefes obren bien; él debe aspirar a que nunca puedan obrar mal”

Es ése espíritu de Mayo el que queremos destacar y rescatar; son estas palabras que parecen escritas hace dos días y no 200 años, las que queremos encarnar.

En el espíritu de mayo, imitar a los próceres, replantearnos a cada paso su ejemplo; enseñar a las nuevas generaciones el conjunto de la historia, incluyendo la historia reciente.

Ese espíritu que ha estado ausente en los festejos gubernamentales por el Bicentenario. En esa fiesta donde supuestamente hemos sido convocados todos, hubo muchos ausentes, desde la propia planificación: los olvidados, los pueblos originarios, los marginados, las víctimas de impunidad en democracia, los chicos de Cromañón y tantos otros. Ya que no basta declamar la grandeza de los pueblos originarios si se les siguen quitando territorios; no basta aludir al mundo del trabajo cuando no hay trabajo legítimo; no basta hablar de derechos humanos si permanecen impunes crímenes como el de Jorge Julio López, Fuentealba  y los chicos de Cromañón. Hay que ejercer en actos, la educación pública, la salud y la vivienda digna; hay que respetar los derechos de los jóvenes, empezando por aquellos que han sufrido en sus vidas desgracias tan fuertes como el ser sobrevivientes de la masacre que se llevó a sus amigos. Entonces les decimos a los gobiernos:

NADA QUE FESTEJAR, TODO POR HACER

Hacer: por la salud pública, por la educación, por el trabajo, por la vivienda digna, por el derecho a la sana diversión, por el futuro de los jóvenes, contra la impunidad, denunciando la corrupción.

Hacer, no son los gastos millonarios de una fiesta en la calle que se llevó por ahora 70 millones de pesos en una semana, entre ellos 15 millones para un desfile de carrozas (más de los 13 que se llevan gastados este año para el saneamiento de la Cuenca Matanza Riachuelo, que contamina a media población)

Hacer: es crear condiciones para que nunca más Cromañones, en la ciudad ni en el país. Proteger a los jóvenes sobrevivientes y a la juventud toda.

Nosotros, familiares, sobrevivientes y amigos de las victimas de Cromañón, pensamos que aportamos con nuestra movilización y permanente denuncia,  al hacer: hacer contra la impunidad, hacer contra la corrupción, hacer por la justicia.

¡JUSTICIA POR LOS PIBES DE CROMAÑON!

¡REVISION DE LAS SENTENCIAS DEL JUICIO/

CASTIGO A TODOS LOS RESPONSABLES!

COMIENZO YA DEL JUICIO A LOS CORRUPTOS LEVY Y JUAN CARLOS LOPEZ

NO A LA IMPUNIDAD/ Los pibes de Cromañón presentes

Leer más...